La única economía posible: la creación de valor socialmente útil

Podemos preguntarnos la causa por la que algunas empresas tienen éxito y otras no, o por qué algunas tienen un éxito efímero que acaba abruptamente y otras lo mantienen a lo largo del tiempo.

La razón es sencilla pero difícil de creer. Se nos ha enseñado a ver las empresas a través de sus resultados medibles, del balance y de la cuenta de resultados, lo que realmente nos dice muy poco de su utilidad real y de su futuro.

Como ejemplo de empresa, veamos la banca y el sistema financiero en su conjunto: ¿Cuál se supone que es su aportación útil a la sociedad? Su función es gestionar el dinero intermediando entre quienes ahorran o invierten y quienes buscan financiación. Esta actividad, supone un valor añadido útil para el conjunto de la sociedad, aporta una solución a quienes desean prestar su dinero y a quienes buscan financiación, con una actividad respetable para los empleados, sus directivos y la empresa-banco. Todo ello forma parte de un equilibrio en la que todos obtienen una contrapartida.

Como gestor el banco debe analizar los riesgos con objeto de hacer un buen uso del dinero que se le ha confiado, dando un servicio honesto a quienes buscan financiación. Debe buscar lo mejor para todos sin pretender optimizar a ninguna de las partes por encima de los otros. El dinero de los impositores se presta a quienes en contrapartida y con el mínimo riesgo van a compensar con un interés que supera al de los impositores en un mínimo para compensar la gestión del propio banco.

¿Qué ha pasado en los últimos años? Muchos bancos (y cajas de ahorro) han optimizado los beneficios pensando en el corto plazo. Para conseguirlo han asumido riesgos en perjuicio de sus impositores. Han dejado de financiar a empresas y particulares en unas condiciones “razonables” para hacer fluir el dinero hacia productos especulativos de alta y rápida rentabilidad. Sus clientes habituales en busca de financiación para invertir en sus empresas han visto como este dinero ya no fluía hacia ellos. La especulación inmobiliaria y los “productos” financieros de alto riesgo suponían un beneficio mayor, más rápido y ello garantizaba temporalmente unos altos beneficios. ¿Dónde está aquí el valor añadido?

Aún más, en algunos casos gestores políticos no profesionales han canalizado el dinero a proyectos para “amigos” en un juego de clientelismo político oportunista, a veces legal, pero siempre escaso de profesionalidad y de sentido ético. A través del dinero de sus depositarios han mal intervenido en empresas participadas nombrando directivos a dedo, no por sus cualidades, sino en función de intereses políticos y equilibrios tácticos.

Si para aumentar sus beneficios necesitaban más dinero, los buscaban en otras entidades financieras, con idéntico interés especulativo, al margen de sus impositores habituales.

Es evidente que estas empresas-bancos han jugado fuera del ámbito en el que daban valor socialmente útil. Aquel para el que inicialmente nacieron como respuesta a una necesidad social. ¿Acaso la especulación supone un valor social? Cierto ministro de economía llegó a decir que sí. Así vamos.

¿Acaso la gestión bancaria de los últimos años aporta, con excepciones, valor socialmente útil? ¿Contribuye a la economía de la empresa y de las familias? La respuesta evidentemente es que no. Se ha perdido el equilibrio entre los diferentes actores a favor del beneficio rápido para unos y del control político para otros.

Una empresa puede mejorar sus beneficios en el corto plazo, pero si no aporta valor añadido socialmente útil, genera un desequilibrio en el sistema que más pronto o más tarde repercutirá negativamente contra la propia empresa.

Sólo las empresas que aporten valor socialmente útil sobrevivirán en el largo plazo. Las otras siempre supondrán un espejismo y desaparecerán.

En cierto sentido los malos tiempos son una parte necesaria y útil del ciclo de los negocios. En la misma medida en que son dolorosos, hacen una sociedad más fuerte, eliminan a las empresas menos rentables, aquellas que no pueden ofrecer valor, que no saben encontrar la forma de adaptarse o de seguir mejorando. Esta limpieza y depuración abre el camino para el próximo ciclo de crecimiento y desarrollo.

Salvarlas artificialmente, es una invitación a la ineficiencia, una penalización a las que lo hacen bien y es antisocial.

El rescate solicitado por España a la UE va en detrimento de la economía española y no tiene otro propósito que intentar mantener el control por aquellos que tan mal lo han ejercido en los últimos años. Dentro y fuera de España. En el fondo, un ejercicio de apoyo a la banca alemana que prestó sin valorar los riesgos, un ejercicio de apoyo a políticos ineptos e ineficientes a costa de personas y empresas competentes.

Nota: Si quieres conocer más lee “España: el camino para salir de la crisis” y mi último libro publicado por Deming Collaboration Library: “La Quinta Perspectiva: Innovación Direcctiva, Decisiones de Mejora y Creación de Valor Útil”

Acerca de Jordi Cabré

Jordi Cabré es Ingeniero Industrial, cofundador de Deming Collaboration, consultor y profesor en Calidad, Management, Estrategia y Sistémica. Autor e Investigador sobre liderazgo, sistémica y complejidad. Ex-director de calidad de IBM, Lucal Automotive y Agbar. Libros y ebooks publicados: http://www.amazon.com/Jordi-Cabré/e/B00859CVKU http://www.sigeiconsulting.com/ http://demingcollaboration.com/
Esta entrada fue publicada en calidad, Cliente, Crisis de la UE, Gestión directiva por Conocimiento, Innovación directiva, Management, Satisfacción de las personas, Valor socialmente útil y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a La única economía posible: la creación de valor socialmente útil

  1. Enhorabuena por el artículo y el libro Jordi!!!

  2. Una análisis realista que pocos aplican. Y con lo sencillo que sería cambiarse de sitio para ver la situación desde otro ángulo, el bueno que es el que tú explicas en tu post. Totalmente de acuerdo contigo. ¡Ánimo!

  3. Pingback: La única economía posible: la creación de valor socialmente útil

  4. Albert Ramos Catalán dijo:

    Hola, Jordi:
    Un relato perfecto que nos muestra una “radiografía” de la actual situación.
    Debemos transmitir valores y predicar con el ejemplo. Estoy educando a mis hijos en valores como: respeto, educación, sostenibilidad, honradez… Son muchas las personas (los políticos los primeros) que todavía no han entendido el por qué de la actual situación. Cuando leemos o vemos declaraciones del actual gobierno, negando la realidad y muchas veces en un tono irritante, nos damos cuenta de que la distancia entre su posición y la del “resto de los mortales” es abismal. Cuando escuchamos a personas de nuestro entorno, escudarse en lo mal que lo ha hecho la banca, en el descrédito de la clase política simplente para auto-exculparse e intentar sentirse mejor, nos damos cuenta de que en nuestro entorno más cercano también hay muchas personas que todavía no han entendido nada. Cuando comprobamos como una reunión del G20 se muestra como un acto ostentoso, donde los políticos acuden con sus cónyuges y aviones oficiales cuando muchas empresas y personas comprueban a diario que no pueden avanzar gracias a los recortes, es que la clase política mundial no entiende la actual situación. Pero por suerte, existen muchas personas formadas en valores y que sí entienden la actual situación y trabajan a diario para reconducirla…

    Gracias por el post y un saludo,
    Albert Ramos
    http://about.me/AlbertRamosCatalan

    • Jordi Cabré dijo:

      Hola Albert,
      Gracias por tu opinión. Es una excelente aportación. Como bien dices, la clase política se ha convertido en una casta aparte del mundo real. Y con ello cada vez nos representan menos. Mientras exigen austeridad a los demás son incapaces de mejorar su propia gestión para que sea más útil y menos costosa. Ciertas costumbres se han convertido en “privilegios” alejados del mundo real. Cuantas veces los ciudadanos normales tenemos que viajar por trabajo, días, semanas y hasta meses sin que repercutamos costes familiares a la empresa.

      Gracias Albert y sigamos en contacto en la red
      Jordi

  5. Pingback: “Calidad implica crear valor útil con los mínimos recursos y esfuerzo” « grandes Pymes

  6. Pingback: Calidad implica crear valor útil con los mínimos recursos y esfuerzo | El Management según Deming, por Jordi Cabré

  7. Pingback: Dirigir, liderar y tomar decisiones | grandes Pymes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s