Organizaciones eficientes: de la gestión de costes a la gestión de la Mejora y de la Innovación

“Los costes no son causas, son consecuencias de unas causas” 

 W. Edwards Deming
The New Economics”     –    1994  

 

No podemos seguir cometiendo los mismos errores que cometíamos hace un siglo. Algunos errores graves tenían entonces poco impacto en la competitividad de las empresas porque eran asumidos por todos como correctos. Hoy ya no es así. No obstante continua siendo difícil quitarnos de encima creencias tan arraigadas.

Un empresario entendía hace un siglo que sus beneficios aumentarían a base de vender más caro y reducir sus costes. Vender más caro fue lo primero que se percibió que estaba limitado al aparecer la competencia. Sin competencia el precio requería una negociación y el más hábil ganaba más. Un empresario podía tener mejores habilidades de negociación y vender más caro. A medida que la competencia se ha hecho más evidente, y más en un mundo interconectado, es cada vez menos importante la habilidad de negociación. El precio está condicionado por el mercado, sólo el valor útil del producto en base a sus funcionalidades, duración, estilo y cualidades apreciadas por el cliente pueden marcar una diferencia.

Así los empresarios de las últimas décadas se han concentrado o en la mejora del producto o en la gestión de costes.

La gestión de costes tiene graves problemas: su relación con la calidad de producto y con los efectos laterales sobre otros costes. Muchas veces con una relación difícil de identificar.

Puede ser que al reducir un coste, no produzca ningún efecto negativo ni sobre la calidad del producto, ni produzca efectos laterales sobre otros costes, ni sobre la eficiencia. Pero ¿Cómo lo sabemos a priori? Los más escépticos tendrán al menos que aceptar que este riesgo existe.

Podemos comprar unos tornillos más baratos para nuestro producto creyendo que no afectará a la calidad y puede ocurrir que un pequeño porcentaje de los mismos se rompan en el proceso de montaje, lo que elevará el coste de producción, de reparación y seguramente el enfado de algún cliente con consecuencias inmedibles.

¡Bueno, pero esto se resuelve siendo más cautos, tomando precauciones! Dirían algunos. ¿Cuántas veces las precauciones han fallado? Lo cierto es que “si nos centramos en reducir costes encontraremos múltiples oportunidades de reducción y algunas  nos producirán graves problemas. Es la lucha de nuestra mente entre la satisfacción inmediata por una decisión “evidente” y la reflexión del largo plazo.

¿Cuál es pues la solución? No focalizarnos en los costes sino en la mejora, la eficiencia y la calidad. Siempre con el cliente y el mercado como referencia.

Continuamente encontraremos ideas para hacer las cosas mejor, lo que beneficiará al cliente y al mercado, con lo que aumentarán las ventas y los costes fijos por unidad disminuirán. Pero se reducirán también los costes de la ineficiencia, de tareas sin aporte de valor. Esto produce una gran satisfacción a todos los miembros de la empresa, directivos y empleados, todos intentando aportar sus ideas de mejora.

La capacidad de decidir en cada caso requerirá un poco más de reflexión con perspectivas sistémicas, de valoración de los experimentos necesarios y del factor humano con nuestra capacidad de aprender continuadamente.

Acerca de Jordi Cabré

Jordi Cabré es Ingeniero Industrial, cofundador de Deming Collaboration, consultor y profesor en Calidad, Management, Estrategia y Sistémica. Autor e Investigador sobre liderazgo, sistémica y complejidad. Ex-director de calidad de IBM, Lucal Automotive y Agbar. Libros y ebooks publicados: http://www.amazon.com/Jordi-Cabré/e/B00859CVKU http://www.sigeiconsulting.com/ http://demingcollaboration.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Organizaciones eficientes: de la gestión de costes a la gestión de la Mejora y de la Innovación

  1. Pingback: Organizaciones eficientes: de la gestión de costes a la gestión de la Mejora y de la Innovación | mklogica.es | Scoop.it

  2. Samuel Segovia dijo:

    Jordi,
    Tu artículo me parece excelente, y coincido plenamente con tu conclusión que “debemos no focalizarnos en los costes sino en la mejora, la eficiencia y la calidad, siempre con el cliente y el mercado como referencia”. Solo añadiría que es necesario evitar caer en la creencia de que una mayor optimización de procesos y/o servicios producirá necesariamente una empresa mas eficiente. Por ejemplo, la metodología Seis Sigma afirma de manera paranoica que es imprescindible reducir los errores en la producción y en los servicios a prácticamente cero. No solo esto no es posible es muchos casos, sino incluso no deseable (pensemos en cuantas medicinas que salvan miles de vidas se aprueban rápidamente, aun cuando produzcan efectos secundarios).

    • Jordi Cabré dijo:

      Samuel, no podría estar más de acuerdo contigo.
      Seis Sigma tiene graves errores, uno es pensar que los procesos deben y se pueden optimizar. Ignoran que la optimización de las partes puede perjudicar al conjunto. Los procesos no son optimizables y además éste no es el propósito, si no mantener a las empresas en posición de permanente competitividad y esto significa buscar permanentemente mejoras.
      Precisamente Seis Sigma utiliza herramientas para un fin opuesto para el que fueron pensados: buscan la reducción de costes y a la larga las empresas que lo utilizan acaban mal. Buenas herramientas para un uso equivocado. Valga decir que al principio hay una mejora, pero dura poco.
      Deming siempre decía que la palabra “cero defectos” era una tontería soberbia. Taguchi lo demostró matemáticamente: no es el punto óptimo el que nos interesa.
      Si quieres te añado un link de lo que escribió mi amigo Rafael Aguayo sobre 6 sigma, que por cierto para ser correcto debería llamarse 4,5 sigma: “¿Por qué me disgusta el término 6 sigma?“: http://demingcollaboration.com/?page_id=2153
      Sigamos en contacto,
      Jordi

  3. JC dijo:

    Jordi, tiendo a coincidir contigo en que es mejor concentrarse en la mejora.
    Sin embargo me gustaría resaltar que siempre ha sido función del empresario eficaz el mantener los costes bajos. Porque precisamente cuando la competencia arrecia, aquel productor que tiene los menores costes satisfaciendo a su vez las necesidades de sus clientes, es el que podrá disponer de mayores márgenes para persistir en el mercado. Aquellos que no tengan “domados” los costes pasarán a pérdida y deberán salir del mercado. Así funcionó siempre la economía.

    Ahora bien, lo que no puede hacer el empresario es reducir los costos sacrificando la parte de calidad que afecta negativamente a su mercado objetivo, porque si lo hace corre el riesgo de ser sustituido por sus competidores, y luego el ahorro de costes será contrarrestado por un reducción de ventas, y luego de márgenes. Ni siquiera me pongo a detallar lo que tu muy bien comentas sobre la afectación a la eficiencia de la cadena productiva.

    He ahí el arte de ser empresario. Una permanente búsqueda por satisfacer a los clientes, con una calidad “específica”, un producto diferenciado para obtener un mayor precio y “al menor coste posible” para maximizar los márgenes.

    Saludos

    JC
    http://comomeorganizo.blogspot.com
    Twitter: @ComoMeOrganizo
    Ultima Nota: Tareas – Listas Cortas vs Largas

    • Jordi Cabré dijo:

      Disentir es sano y no estar de acuerdo es el principio para entenderse.

      Querer los costes bajos es sano. Hasta aquí estaremos de acuerdo. El problema está en que, por más voluntad que le ponga un buen empresario, si se concentra en los costes acabará equivocándose. Deming y Shewhart demostraron lo que ellos llamaron “reacción en cadena”: “Si te concentras en la mejora los costes bajarán y la competitividad mejorará; lo contrario no siempre es cierto, por lo que el empresario que con su mejor voluntad se concentra en los costes, a la larga conseguirá el efecto contrario”.

      Te invito a ver los siguientes temas:
      – “La reducción de costes puede arruinar una empresa” video de 4 minutos http://demingcollaboration.com/?page_id=2032
      – Segundo video en inglés “Cost Cutting can put you out of business” http://www.youtube.com/embed/FmltXrd1JmM

      Agradeceré tus comentarios,

      Jordi

  4. daniellabrat dijo:

    Good articles and very good stuff, thanks! I follow your blog …

  5. Pingback: Organizaciones eficientes: de la gestión de costes a la gestión de la Mejora y de la Innovación (Parte II) | El Management según Deming, por Jordi Cabré

  6. Pingback: Organizaciones eficientes: de la gestión de costes a la gestión de la Mejora y de la Innovación | Habilidades de economía, financiación y fiscalidad | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s