Un análisis de la crisis con las ideas de Deming: “tampering” y los organismos de estabilización

Los expertos en economía conocen cómo funciona, pero no siempre por qué.
(Inspirado en “El Sistema Deming” de Rafael Aguayo – Deming Collaboration)

Los diferentes intentos de mejorar la situación económica producen el efecto que Deming bautizó como “tampering” –manipulación que deteriora el sistema[1]. Alguien puede pensar que tantos “expertos” no pueden estar equivocados. Pues sí pueden y lo están.

John Maynard Keynes pudo cometer un error fundamental cuando concluyó que los ciclos económicos debían ser compensados. En su obra “Inflation and Deflation”, en 1919, propuso que debía existir una autoridad que compensara los altibajos de los precios. Pero cuando Keynes publicó su trabajo, los trabajos de W. Shewhart que conducen al descubrimiento del fenómeno “tampering” todavía no habían sido publicados.

No fue hasta 1921 que la Reserva Federal de EEUU (FRB o FED), nacida en 1914, estuvo en condiciones operativas para ejercer y poner en práctica las ideas keynesianas. Solo 8 años después, en 1929, se produjo la Gran Depresión. A su vez el Banco Central Europeo (BCE) se creó el 1 de enero de 1998, la denominada “crisis” no ha tardado en llegar con una especial virulencia en Europa.

¿No es irónico que inmediatamente después del nacimiento de dos de los más grandes organismos reguladores, supuestamente creados para dar estabilidad al mercado, se hayan producido las mayores desestabilizaciones económicas jamás conocidas? La evidencia histórica de que al nacimiento de grandes organismos de estabilidad como el BCE y la FRB se produzcan las mayores desestabilizaciones de la historia justifican un análisis riguroso.

Rafael Aguayo en su libro “El Sistema Deming”[2] expone: “Si la gravedad del colapso que comenzó en 1929 se debiera a una incorrecta manipulación “tampering” de la Reserva Federal, Keynes habría cometido un error fundamental. Keynes consideraba el colapso y sus consecuencias como una causa común del sistema, cuando en realidad era una causa específica de “tampering” (manipulación que deteriora el sistema) producida por las autoridades monetarias. Si éste fuera el caso, su importante e influyente libro, “The General Theory Of Employment, Interest and Money” (Teoría general del empleo, el interés y el dinero), si bien interesante, no tendría un fundamento ni científico ni intelectual.”

No fue hasta 1931 que Walter Shewhart publicó su descubrimiento del fenómeno de “tampering” en su obra “Economic Control of Quality of Manufactured Product”.[3]

William Shewhart demostró que cuando una magnitud tiene una variación “natural” por causas aleatorias, cualquier intento de compensar esta variación sin modificar el sistema que la genera producirá un deterioro del mismo –posteriormente Deming bautizó este hecho como “tampering”. Para evitar esta situación Shewhart diseñó los gráficos de control que establecen los límites de variación natural (límites de control). Cualquier variación dentro de estos límites debe considerarse como “natural” al sistema, por lo que no es viable una solución compensatoria. Por el contrario si se sale fuera de los límites de control significa que existe una causa “especial” impropia del funcionamiento natural del sistema, por lo que conviene buscar esta causa y eliminarla.

La pregunta a la cual cabe responder es ¿Se puede moderar un sistema oscilante o cíclico? En física y en mecánica la respuesta es positiva, los amortiguadores de los automóviles son un buen ejemplo. En economía es teóricamente posible pero imposible en la práctica. W. Edwards Deming le confirmó a Rafael Aguayo que el mismo concepto de “tampering” aplicable a causas aleatorias es aplicable a las variaciones cíclicas.

Sirva la figura que sigue como ilustración. 

Figura 1 (desarrollo propio)

La figura adjunta muestra una supuesta variable económica cuya evolución es cíclica y una variación natural entre 90 y 110 (amplitud de la variación 20). Supongamos que los organismos reguladores toman acciones al llegar a valores límite. Suponiendo que sólo se produzca un efecto de desplazamiento, lo que es una suposición optimista a efectos de esta explicación, con sólo dos ajustes desafortunados la variable pasa a desplazarse entre 80 y 120 (nueva amplitud de la variación 40).

La realidad puede ser muchos peor pues los organismos reguladores no tienen un conocimiento preciso y exacto que les permita predecir el comportamiento futuro de las variables para acertar en el punto de compensación exacto (como demuestra la escasa habilidad para predecir o intuir la crisis actual), ni es cierto que al regular se vaya a producir un sencillo desplazamiento de los ciclos naturales. Podría ocurrir que la manipulación produzca una nueva frecuencia añadida y una modificación de la amplitud de variación futura.

Cualquier intento de manipular un sistema implicará un incremento de energía en el mismo al que se sumarán otros factores interrelacionados que muy probablemente incrementen la magnitud y hasta la frecuencia de las variaciones.

La diferencia con un amortiguador mecánico, es que éste para funcionar forma parte del propio sistema mecánico, con lo que la fuerza de amortiguación se mantiene en todo momento en sentido siempre contrario al desplazamiento vertical del vehículo y proporcional a la velocidad del desplazamiento.

La compensación de los ciclos económicos requiere un conocimiento adecuado del fenómeno “tampering” y una buena capacidad de interpretación de los datos y de su variación.

Los bancos centrales como el BCE y la Reserva Federal americana harían bien en dejar de hacer tampering y utilizar las herramientas descubiertas por W. Shewhart y que W. Edwards Deming aplicó y desarrolló con gran éxito en la gestión de sistemas organizativos.

Nota: Para más información recomiendo leer el  Apéndice 3 de El Sistema Deming de Rafael Aguayo.


[1] “tampering” es una palabra casi intraducible con la que Deming bautizó el fenómeno de manipulación de un sistema con la intención de mejorar una magnitud que tiene variación natural y al intentar reajustar el sistema, éste deteriora. 

[2] Versión original “Dr. Deming: The American who Taught the Japanese about Quality, publicado en 1990. Traducción revisada 2011. Próximamente en http://demingcollaboration.com/?page_id=864

Acerca de Jordi Cabré

Jordi Cabré es Ingeniero Industrial, cofundador de Deming Collaboration, consultor y profesor en Calidad, Management, Estrategia y Sistémica. Autor e Investigador sobre liderazgo, sistémica y complejidad. Ex-director de calidad de IBM, Lucal Automotive y Agbar. Libros y ebooks publicados: http://www.amazon.com/Jordi-Cabré/e/B00859CVKU http://www.sigeiconsulting.com/ http://demingcollaboration.com/
Esta entrada fue publicada en Conocimiento, Management, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s