Reducir costes en una empresa los aumenta

La decisión que agrava el largo plazo
 Mi respuesta al blog de José Luís Encinar “No hay que extrañarse porque una empresa en beneficios reduzca personal

En un artículo lleno de buenos argumentos en los que prevalece la idea que las empresas tienen que asegurar su supervivencia antes que nada, a José Luís Encinar le faltan dos argumentos importantes, que descalifican sus buenas intenciones.

La primera es que el coste del despido en las empresas con beneficios, al margen de la indemnización que paga la propia empresa con beneficios fiscales inexplicables, lo pagamos todos los ciudadanos. Pagamos las exenciones fiscales y el paro, incluidos los clientes de esta empresa de telefonía de la que todos hablamos, la que ocupa el onceavo puesto mundial en pago de dividendos.

Pero el problema real es otro. Es falta de conocimiento. Es que los despidos son pura reducción del coste como objetivo cortoplacista. Con el tiempo la organización que se centra en la reducción de costes crea ineficiencia con lo que los costes vuelve a subir y la calidad baja con lo que los clientes se van y se reducen los ingresos.

¿Crees que estoy equivocado? La compañía de telefonía de la que hablamos hizo la mayor reducción de personal de la historia en los años 90, muy superior a su plan actual.
¿Qué logro? Han aumentado los costes de la ineficiencia y se han reducido los ingresos.

Como decía W. Edwards Deming, “Si centramos los esfuerzos en mejorar la calidad, se reducen los costes y ganamos mercado con lo que somos más competitivos. Si centramos los esfuerzos en reducir los costes, al final Incrementan costes y perdemos mercado, con lo que perdemos competitividad.”

Como dice Peter Senge, “hay cosas que nos cuesta entender porque la relación causa efecto está distanciada en el tiempo“.

Pero la historia se repite. La próxima reducción será su cierre. Yo por si acaso empezaría  a venderme las acciones.

Leer “La toma de decisiones

Acerca de Jordi Cabré

Jordi Cabré es Ingeniero Industrial, cofundador de Deming Collaboration, consultor y profesor en Calidad, Management, Estrategia y Sistémica. Autor e Investigador sobre liderazgo, sistémica y complejidad. Ex-director de calidad de IBM, Lucal Automotive y Agbar. Libros y ebooks publicados: http://www.amazon.com/Jordi-Cabré/e/B00859CVKU http://www.sigeiconsulting.com/ http://demingcollaboration.com/
Esta entrada fue publicada en Conocimiento, Management, Personas, Satisfacción de las personas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Reducir costes en una empresa los aumenta

  1. José Miguel dijo:

    Hola Jordi:

    Muy buena entrada. Acabo de encontrar tu blog (via el blog de jmraventos). Con tu permiso, me abono a tus entradas. Voy a dar un vistazo al resto del blog que seguro que lo disfruto.

    Un cordial saludo.

  2. Pedro dijo:

    ¿Pero no habías quedado en que Telefónica está en “el onceavo puesto mundial en pago de dividendos.” ?
    ¿Cómo dices que “hizo la mayor reducción de personal de la historia en los años 90, muy superior a su plan actual. ¿Qué logro? Han aumentado los costes de la ineficiencia y se han reducido los ingresos”?

    Argumentas que tiene muchos beneficios para criticar los beneficios fiscales, pero poco más allás dices que es una compañía ineficiente y con rentabilidad menguante.

    No es muy coherente, me parece. Me parece obvio que tienes razón en el primer argumento, Telefónica es la primera Teleco del mundo, junto con Vodafone (que solo juega en el más lucrativo mercado de móvil) y su comportamiento comparado con sus competidores mundiales en los últimos 20 años no resiste comparación en ingún parámetro: ingresos, dividendo, beneficio, deuda, revalorización. Eso sí, el argumento viene al caso sólo parcialmente: las exenciones fiscales y el paro son beneficios para los trabajadores, no para la empresa.

    • Jordi Cabré dijo:

      Pedro,
      La empresa de la que yo hablo tiene unos gestores con unas cualidades muy buenas en unas cosas y no tanto en otras.
      La gestión de ADQUISICIONES, fusiones, intercambio de acciones lo hacen francamente bien. ¿Sirve para algo? Creo que no da valor añadido.
      Esto me recuerda lo que le ocurrió a la americana ITT (Telephone &Telegraph Company) cuando la dirigía Harold Geneen. A base de la ficción que crean las fusiones, adquisiciones y otras operaciones espectaculares (pero sin valor añadido para la empresa) consiguió colocarla entre las mejores del mundo. Se colocó durante unos años al nivel de GE o IBM en bolsa. Cuando la ficción se deshizo, porque no se puede estar creciendo infinitamente con adquisiciones, tuvo que deshacerse de sus filiales, todas cayeron una tras otra, no quedó de ITT ni las migajas, solo una empresa de tercera linea.

      ¿Qué había ocurrido? Durante este periodo el presidente Harold Geneen hizo varias reducciones de costes y despidos de gente para mejorar resultados, con ello consiguió lo que los estudiosos de sistemas ya conocemos como efecto boomerang. Los clientes empezaron a irse, la calidad cada vez era peor, …
      Tarda unos años, pero hay que volver a repetir el proceso hasta que en la compañía la ineficiencia y la baja calidad se destruyen.

      Es un proceso que se ha visto demasiadas veces, desgraciadamente, en los últimos años.

      Y por supuesto las exenciones fiscales se producen por una decisión de la empresa, y lo pagamos todos, gracias a estas exenciones los empleados no se sublevan y le permite a la empresa con menos, compensar más.

      Te recuerdo que Enron se hundió cuando hacía solo 3 meses la revista Fortune la colocaba como la empresa más rentable del mundo. Creo que la empresa de la que hablamos aguantará más, pero las acciones no para de caer…

      Me libraré mucho de llamar tu argumentación incoherente.
      El tiempo será el juez. (4 años)
      Jordi

      • Pedro dijo:

        Jordi, tú razonamiento era incoherente sólo porque argumentabas que era una empresa muy rentable (para criticar los despidos) y a la vez que lo era muy poco a causa de haber reducido plantilla hace años. No sé si a Telefónica le quedan muchos o pocos años, en eso te reconozco más autoridad que yo. Tampoco soy experto en gestión como para negarte que los despidos no arreglan nada.
        Pero trabajo hace mucho en el sector, y conozco Telefónica bastante bien, y en eso me siento capaz de discutir la inconveniencia de la medida. Porque hay dos cosas bastante indiscutibles:
        1. La mano de obra necesaria en el sector se ha reducido como casi en ningún otro en los últimos 20 años. Las tareas de provisión, supervisión de red, mantenimiento, … se hacen con un alto nivel de automatización y centralizadamente. Los operadores han invertido mucho más en tecnologías para tener redes escalables y replicables.
        2. La plantilla de telefonía fija de Telefónica está sobredimensionada: mira sus cifras y la plantilla del negocio de fijo y móvil

        Puede que Telefónica sea un gigante con pies de barro y no dure mucho su posición hegemónica (aunque su caja parece decir lo contrario) , pero no será reducir su plantilla.

        Enhorabuena por tu blog y siento si el tono de mi post anterior fue algo cortante

      • Jordi Cabré dijo:

        Pedro,
        Tu sabes quien soy, tengo un blog abierto y no quiero ni voy a bloquear tus comentarios. Yo no sé ni quien eres ni a quien representas. Pero te contestaré lo mejor que sé. No, tus comentarios son bien recibidos, vaya esto por delante, si todos estuviéramos de acuerdo no habría debate y los debates siempre dan luz.

        En primer lugar yo nunca nombro a las empresas por su nombre, salvo casos aislados como una ITT que ya no existe como tal. Pero de la empresa que hablas, yo no sé si su plantilla está sobre dimensionada o no. Pero conozco bien el sector.

        De la empresa que yo hablo cada vez que viene a mi casa a repararme o instalarme alguna cosa viene una empresa SUBCONTRATADA de bajo coste, ineficiente y con pocas ganas de hacer su trabajo, cuando yo pago por un servicio de primera (la fibra óptica casi la tuve que instalar yo porque el señor subcontratado traía unas herramientas de pena).

        Cuando llamo por teléfono me atienden operadores/as de un “call center” que ni tan siquiera entieneden el idioma y cuya atención está SUBCONTRATADA, poco fiable y poco profesional (con alguna notable excepción).

        La empresa fue subcontratada NO PARA MEJORAR LA CALIDAD O SER MÁS EFICIENTES, solo para REDUCIR COSTES. La consecuencia es que la mala calidad de la atención hace SUBCONTRATAR aún más horas de “call centers” porque el 50% de las llamadas son para solucionar problemas de su propia mala atención.

        Ocupan la última posición en el ranking de “calidad percibida” de TODO EL PLANETA, en su ámbito, medido en términos NCS. Tiene este curioso mérito honroso.

        ¿Si están sobredimensionadas, por qué su Presidente anunció que parte del trabajo que hacían los “despedidos” se iba a subcontratar? -ver conferencia anunciando la reestructuración con un 20 % de despidos de su presidente-

        Creo que solo falta, y esto sería una buena idea, subcontratar también el trabajo de la Junta Directiva, que cobran mucho para solo pensar cual será la próxima adquisición con el dinero que nos cobran de más a los clientes. Evidentemente saben poco ya que su presidente ha perdido personalmente varios millones de euros en warrants de la compañía porque esperaba un milagro que no se produjo antes de su vencimiento.

        Basta decir que cuando acabe mi compromiso de pertenencia tendrán un cliente menos, porque me saldrá más barato y el servicio no podrá empeorar. Pago actualmente más que en ningún otro pais europeo o incluso EEUU. Lo sé porque sé lo que se pagan en otras partes mis colaboradores y amigos.

        Así se empieza el descalabro.
        Saludos,
        Jordi

  3. Amic Jordi:
    Completamente de acuerdo. La focalización en la reducción de costes tiene como efecto su aumento. En organizaciones de servicios como las de telefonía, el efecto de haber trasladado los call centers a paises con salarios bajos buscando la reducción de costes, ha ocasionado un aumento exponencial de las llamadas, pues los operarios que las atienden no pueden solucionar la demanda y entonces los clientes, llaman una y otra vez generando “demanda fallo” lo cual aumenta los costes.
    Cada día falta menos para que les llegue “su hora”, y, por desgracias, como bien dices, lo acabaremos pagando nosotros con nuestros impuestos.

    • Jordi Cabré dijo:

      Si Jose María,

      Yo solo me conformo con que cuando este gigante caiga, no nos quieran hacer pagar su rescate. La atención al usuario es muy deficiente y el trato propio del siglo XIX. Con su decisión además han perdido un cliente, que solo aguantará hasta que termine su obligación contractual. Otro timo.
      Por comparación con otros casos creo que del 2015 no pasan. Entonces querrán hacer otra operación, … , que no cuenten con nuestro dinero.
      Jordi

  4. Santiago dijo:

    Gran lectura sobre un tema de candente actualidad que empieza con M.
    Totalmente de acuerdo con la visión cortoplacista de la mayoría de empresas de este país, del tema de calidad mejor ni hablar porque estos mismos piensan que pagar una ISO es hacer calidad.

    Aunque no por falta de ganas, lo que me cuesta imaginar, porque aquí entran más factores en juego, es que la próxima reducción será su cierre.

    Yo igualmente, hace tiempo que ya no compro acciones y que donde invierto es en proyectos de emprendedores!

  5. Cuando la liquidez dirige las decisiones de una empresa, la rentabilidad lo terminará pagando…

    un abrazo y enhorabuena por el post!

    • Jordi Cabré dijo:

      Me gusta tu blog: ” …las organizaciones dedicamos poco tiempo a la innovación porque …….. creemos que los resultados de la innovación los conseguiremos en un largo plazo (aquél que quizá no lleguemos a ver)…”
      Es muy bueno porque refleja hechos reales: mejora y simplifica tu trabajo que a lo mejor te encuentras en la calle y de tu innovación solo se aprevecha la organización.
      Ésto está matando las ganas de innovar.

  6. Hola Jordi,

    Me parece muy interesante y muy actual el tema que traes a discusión.

    Considero lógico la perspectiva de tu argumento de que la reducción de empleados puede ser contraproducente para la rentabilidad de la empresa. Sin embargo, no estoy del todo de acuerdo en que la reducción de personal siempre trae como consecuencia el que la rentabilidad de la empresa se afecte.

    Aunque entiendo que si esta reducción de personal se hace con el propósito exclusivo de reducir los gastos sin antes estudiar detenidamente sus efectos, podría ser una decisión inadecuada. Mas si se hace con el propósito de que la empresa pueda conseguir mejorar su poder adquisitivo y a la vez hacerla más flexible y eficaz, no veo la reducción de personal como una mala decisión.

    Pongamos como ejemplo el que la empresa esté buscando mejorar el poder adquisitivo o la capacidad de pago con el propósito de adquirir nueva tecnología o desarrollar algún producto o servicio, ¿seria adecuado y prudente el reducir personal para adelantar su visión y estrategias de negocios? Yo entiendo que si…

    ¡Saludos!

    • Jordi Cabré dijo:

      Hola Arnold,

      Es imprudente reducir cualquier costo sin el análisis adecuado. Hay que focalizar la atención en eliminar las ineficiencias, entonces la reducción de costos sale como consecuencia.

      Es una simple cuestión de pensar linealmente como contable o pensar en las relaciones causas-efectos.

      El propósito es ser más competitivo.

      Saludos,

      • Hola Jordi,

        Te pregunto entonces, ¿en tu comprensión de eficacia, cabe la posibilidad de que la reducción de personal mejore la eficiencia de la empresa?

        Considero que las empresas no deben verse como un modelo único, cada empresa tiene sus condiciones particulares. Hoy día los avances tecnológicos nos obligan a ser flexibles y dinámicos. La eficacia no la podemos medir en términos abstractos solamente, sino más bien en términos prácticos donde se mezclan tanto los números contables con las emociones.

        Gracias a la tecnología, las empresas se enfrentan a una competencia cada vez más fuerte y poderosa, donde los que sobreviven demuestran tener condiciones ventajosas ante sus competidores. Es obvio que las empresas deben volcar sus esfuerzos a ser más efectivas y eficientes en la prestación de sus productos o servicios, pero también más efectivas en términos de rentabilidad.

        Porque es precisamente la rentabilidad lo que hace que las empresas sean o no competitivas. Por tanto, entiendo que la reducción o aumento de personal es un elemento que debe estar siempre presente al momento de elaborar las estrategias y visión de futuro de las empresas, pero no sin antes eliminar o reducir al máximo como bien tu mencionas las ineficiencias. ¡Excelente Post!

        Arnold,

      • Jordi Cabré dijo:

        Arnold,

        Gracias por tus comentarios.

        Eficacia no tiene varias comprensiones y no creo que la mía difiera mucho de la mayoría. Una empresa eficaz es una empresa que es competitiva y capaz de mantener esta competitividad. En la ecuación hay que incluir el tiempo ya que cualquier organización con unos recursos mínimos puede ser “rentable” en un espacio corto de tiempo. Basta con no hacer mantenimiento, aplazar las compras, utilizar un márketing que queme o bajar los costes laborales. También puede hacer crack a los dos días.

        La realidad no es lineal, al contrario que la creencia de muchos contables, y las decisiones que aparentemente son buenas “contablemente” pueden tener efectos sistémicos insospechados en el tiempo.

        Por supuesto que la respuesta a tu pregunta es que sí, una reducción de personal puede ser el resultado necesario de una mejor eficiencia, pero no se mejora la eficiencia por reducir personal sino al revés. Ésta reducción, si fuera el caso, sería la consecuencia y no la causa. Nada que objetar pues a una reducción de personal.

        El problema está en la perspectiva: si el punto de vista es usar las tijeras tienes muchas posibilidades de errar. Si el punto de vista es la eficiencia, la reducción de costes resultará como consecuencia. Al revés nunca funciona.

        Si en lugar de reducir, lo que haces es subcontratar personal más “barato”, tampoco estás reduciendo y puedes introducir un gran factor de ineficiencia añadida. (Lo que le ocurre hoy a TEL con sus subcontratistas, los errores se multiplican).

        Para más entendimiento de lo que comento te sugiero dos links de este blog: Pensamiento Sistémico frente a pensamiento lineal https://jordicabre1.wordpress.com/2011/02/13/pensamiento-sistemico-frente-al-pensamiento-lineal/

        y con más tiempo para leer el artículo “La toma de decisiones” https://jordicabre1.wordpress.com/articulos/el-nuevo-rol-del-directivo-la-toma-de-decisiones/

        Un caluroso saludo,

        Jordi

  7. Hola Jordi,

    Nada que mencionar ante tan excelentes argumentos. Solo me resta indicar que aprecio el tiempo dedicado a este buen debate y al conocimiento que has compartido con todos los que leemos tus post. ¡Mis respetos!

    Arnold Cochran,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s