La precariedad de los modelos ISO 9000, EFQM y Malcolm Baldrige

Las normas ISO 9000 no solo fallan por la banalización que de la misma han hecho empresas y organismos de certificación, carecen además de una base sólida que indique que el modelo de gestión que establece sea el más adecuado.

Ningún modelo es adecuado para todas las organizaciones ni para todos los entornos. Seguir un modelo como una imposición sin saber su propósito es contraproducente. Lo realmente importante es entender las bases de la calidad, de la mejora continuada, del  porqué del liderazgo para posteriormente construir para cada organización la mejor manera de conseguir una gestión excelente. Lo contrario es restrictivo, artificioso y conduce ineludiblemente a costosas construcciones formales para simular que la empresa se adpta a un modelo concreto, creando la primera causa de su incumpliendo. El modelo no es lo importante sino una empresa capaz de mejorar día a día su gestión.  

La propia norma es incumplida es sus aspectos más relevantes por muchas de las empresas certificadas. El hecho de que múltiples  organismos de certificación estén en competencia para repartirse el mercado, hace dudar de su independencia a la hora de ser rigurosos con los que, a fin de cabo, son sus clientes y para los que el proceso de auditoría y certificación es frecuentemente un trámite en el que buscan la menor dificultad posible. Siendo así, ¿Quién puede juzgar a estos organismos por relajar su rigor? ¿Es su razón de ser el rigor o el beneficio empresarial? ¿Es el modelo de entidades privadas el más adecuado? Su propia acreditación como organismos de certificación es una falacia burocrática.

Por otra parte la principal virtud de la normativa ISO 9000 es el propio hecho de tratarse de un estándar internacional acordado y utilizado en más de 200 países. Pocas veces se ha alcanzado un consenso tan amplio. Pero ser muchos  en el consenso también implica restricciones y la participación de múltiples intereses contradictorios que deben ser consensuados con concesiones al rigor. Consenso no siempre es garantía de bases sólidas, sino simplemente denota que éstas están aceptadas o toleradas. Prevalecen pues criterios de mercado más que de optimización organizativa.

Las normas y modelos vigentes están formados por un conjunto de elementos que, aún suponiendo que cada uno de ellos individualmente fuera óptimo, no garantiza que el modelo en su conjunto sea correcto. Les falta la comprensión sistémica, es decir, la adecuada interrelación de todas sus partes, les falta el componente humano, la importancia de los comportamientos y la capacidad de interpretar los datos estadísticos, objetivos e indicadores.

Les falta dar sentido al Management creativo, al verdadero liderazgo y a la generación de conocimiento.

La norma se limita a establecer una serie de requisitos consensuados pero inconexos y dados como buenos sin justificación alguna.

Así, la normativa ISO 9000 hace un excesivo hincapié en la existencia de documentos y registros que evidencien reglas a seguir y el propio cumplimiento normativo. EFQM y MB a su vez valoran con exceso la evolución en un tiempo sin significado estadístico de supuestos resultados de mejora. No considera que los indicadores nunca son la realidad, sino una parte de la misma. Esto contradice un fundamento esencial de la mejora continuada, tal como dijo Deming “Los datos más importantes que necesitamos para gestionar una empresa son desconocidos o imposibles de conocer…[1],  y lo que dijo Ackoff sobre los objetivos e indicadores “Los directivos que no saben como medir lo que quieren para sus organizaciones, acaban queriendo aquello que sí pueden medir[2], auténtica tragedia en muchas de nuestras actuales organizaciones empresariales donde la realidad y el buen hacer está sien do suplantada por gráficos coloristas de muy dudoso significado.     

La propia norma da la solución a sus incumplidores que no es otra cosa que “crear” los registros necesarios a tiempo para superar una auditoría. Con EFQM y MB saber como redactar una memoria tiene tanto o más peso que incluso tener una empresa adecuada. Tanto daría si la empresa fuera ficticia, salvo para los primeros puestos. Buen negocio para consultores. Poco valor para las empresas.

Aspectos tan claves y comúnmente aceptados como la “revisión por la dirección”, a mi juicio tan fundamental que sin él, el resto carece de significado, son frecuentemente resueltos sin que la propia dirección tenga conocimiento de la forma en que se han rellenado unos registros para simular una revisión puramente formal o inexistente. La forma en que se gestionan estas empresas en la que la calidad es delegada por la Dirección como algo ajeno a ella es lo que W. Edwards Deming expone como un obstáculo y una falacia “La suposición de un presidente de que puede renunciar a su obligación de liderar la mejora de la calidad es una completa falacia[3] o aún más cuando dice “Estas obligaciones no pueden ser delegadas. Apoyar no es suficiente: debe actuar…[4]

El énfasis se hace, pues, en el lugar erróneo, pues Deming nos dejó claro que “La mayoría de los problemas y de las posibilidades de mejora caen bajo la responsabilidad del Management en la siguiente proporción: a)94 % pertenecen al Sistema (responsabilidad del Management); 6 % son atribuibles a causas especiales [operativas]” [5]. No contemplar esta realidad descalifica normas y modelos, puesto  que la circunscriben el auténtico sentido de la mejora al control de los errores humanos y operativos dejando de lado los más significativos, los errores del sistema organizativo (sistémicos).

Lo anterior está relacionado con el grave error de pensar que los problemas de calidad corresponden a un departamento concreto, en lugar de corresponder a quienes deben resolver los problemas reales. Estas normas y modelos ahondan en este grave error desvirtuando las funciones de estos departamentos al convertirlos en meros supervisores del cumplimiento normativo. A la postre estos departamentos se convierten en la guía, interlocutores y soporte indispensable en los procesos de auditoría y redacción de memorias.

Los padres de la moderna calidad fueron Shewhart y Deming, seguidos de numerosos estadísticos, quienes desarrollaron técnicas estadísticas y fórmulas de apreciación sistémica, herramientas fundamentales para la mejora de la calidad. Ninguna de estas herramientas forma parte de los modelos de gestión que estamos analizando.

La gestión por procesos que apareció en versiones más recientes de ISO 9000 y aparece también en los modelos EFQM y MB, carecen por otra parte de la necesaria e indispensable concepción sistémica. Como decía Russell Ackoff y recogió más tarde Deming, la suma de los mejores componentes no configuran un conjunto óptimo “…si montásemos los mejores componentes de varios vehículos para hacer uno de nuevo, el resultado no sería siquiera un vehículo” o “si todas las partes de una organización son optimizadas individualmente, la organización no logrará su situación óptima, por el contrario si la organización como un todo es optimizada, sus partes no lo serán”[6].

Ni ISO 9000 ni EFQM contemplan el hecho de que la optimización de procesos o áreas como unidades independientes es contraria a la optimización del conjunto. La optimización del conjunto le confiere una gran responsabilidad al liderazgo de la alta dirección. Lo que realmente favorece la mejora de una organización es su capacidad de innovación y de mejora continuada del sistema organizativo.

No existe un modelo válido para todas las empresas, sino que cada empresa debe construir un modelo flexible que se adapte a sus necesidades cambiantes. El único requisito de todos los modelos es utilizar todas las herramientas a su alcance para una mejora continuada, lo que implica las cuatro dimensiones de Deming: apreciación sistémica, comprensión de la variabilidad, creación de conocimiento y el factor humano.

Todo lo demás es superfluo  y complicar las cosas para empeorarlas.

[1] W. Edwards Deming “Out of the Crisis” cap. 3 – p.121

[2] Russell L. Ackoff & con Herbert J. Addison y Sally Bibb “The 13 Common sins of management” en

 “A Little Book of  f-LAWS”,  2006

[3] W. Edwards Deming “Out of the Crisis”, 1982. Cap. 3 “Hope for instant pudding”

[4] W. Edwards Deming “Out of the Crisis”, 1982, Cap. 2 “Support of top Management is not enough”

[5] W. Edwards Deming “The New Economics” cap. 2 – p.33

[6] W. Edwards Deming “The New Economics,…”, 1994, Cap. 3

Acerca de Jordi Cabré

Jordi Cabré es Ingeniero Industrial, cofundador de Deming Collaboration, consultor y profesor en Calidad, Management, Estrategia y Sistémica. Autor e Investigador sobre liderazgo, sistémica y complejidad. Ex-director de calidad de IBM, Lucal Automotive y Agbar. Libros y ebooks publicados: http://www.amazon.com/Jordi-Cabré/e/B00859CVKU http://www.sigeiconsulting.com/ http://demingcollaboration.com/
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a La precariedad de los modelos ISO 9000, EFQM y Malcolm Baldrige

  1. Estimado Jordi,
    A pesar de que condiciona mi propio trabajo (soy responsable de calidad en una empresa ISO 9001), sería hipócrita de mi parte no reconocer que comparto plenamente muchos de las cosas que mencionás en este muy buen artículo. Realmente, es para que reflexionemos las empresas a las cuales nos cuesta tanto lograr la orientación a la mejora continua en base a ISO 9001.
    Saludos,
    Bruno Ritagliati
    Rosario, Argentina

    • Jordi Cabré dijo:

      Estimado Bruno,
      Gracias por tu comentario.
      Para tu tranquilidad te confesaré que yo he sido director de calidad en un gran grupo empresarial donde implantamos ISO 9001 y 14001 en prácticamente todas sus filiales. Después de un aparente buen inicio, las cosas empiezan a deteriorar (o menos drásticamente la mejora se interrumpe). Luego como consultor externo he visto que ocurre exactamente lo mismo, por esto llevo tiempo buscando respuestas y me he dado cuenta de que realmente las empresas deben creer en la calidad para conseguirlo sin buscar atajos.
      Saludos,
      Jordi Cabré

  2. Mi estimado Jordi:
    Ya decía yo que algo andaba mal con los sistemas ISO pues he visto en mis clientes como, con el correr del tiempo, dichos sistemas terminan por no servir para nada o al menos, para nada significativo. Bien lo dices: “…Después de un aparente buen inicio, las cosas empiezan a deteriorar (o menos drásticamente la mejora se interrumpe)…”.

    Es más que cierto.

    • Jordi Cabré dijo:

      Apreciado Jesús,

      Después de haber dedicado una parte de mi vida a estas normas he visto que algo fallaba en ellas. Si a ello le sumas que los organismos de certificación viven de sus ingresos y compiten entre ellos y que los directivos de muchas empresas las quieren para tener un papel de uso comercial, … , pues ya no le falta nada más.

      Un abrazo

  3. Juan dijo:

    Estimado Jordi, tengo formación filosófica y me dedico a la educación por casualidades de la vida me encargaron implementar un SGC basado en el ISO 9000 pero con la experiencia me doy cuenta que se complica en aplicar a Educación ya que las normas ISO tienen una orientación netamente comercial empresarial cosa que al tratarse de personas no se puede eliminar si el producto es malo ¿conoces algún SGC que responda a educación?

    • Jordi Cabré dijo:

      Hola Juan,

      Me alegra tu pregunta u teamdaré información detallada a tu correo.

      El último libro de Deming “The New Economics” trata especialmente este tema y muchos de los miembros deDeming Collaboration estan en Educación.

      Espera mi correo
      Jordi

  4. JAVIER dijo:

    JORDI muy interesante tu artículo, al momento la empresa en que trabajo tiene implementada la norma ISO:9000 y el Cuadro de Mando Integral como modelo de gestión empresarial. Sin embargo existe la decisión de implementar además el modelo EFQM. Mi pregunta es si pueden convivir estos modelos al mismo tiempo? se duplicarían esfuerzos?
    Si tienes información de implementación del modelo EFQM y BSC integrados te agradecería.

    • Jordi Cabré dijo:

      Javier, en su mayor parte ISO 9001 es compatible con EFQM. EFQM amplía y complementa muchos de los aspectos de la norma ISO 9001 e incluye más.

      Por otra parte BSC es un conjunto de indicadores con los que se pueden medir aspectos variados de la empresa, ello lo puedes adaptar tanto con ISO 9001 como con EFQM.

      Saludos,

      Jordi

  5. Fernando Guerra - Ecuador dijo:

    Estimado Jordi, mira quisiera que me ayudes, necesito ver las DIFERENCIAS ENTRE EL MODELO DE MB Y EL ISO 9000, de acuerdo a las siguientes atributos:
    1.- Compromiso y activa participacion de la alta gerencia.
    2.- Involucramiento de toda la organizacion.
    3.- Enfoque sistematico.
    4.- Filosofia de mejoramiento continuo.
    5.- Enfoque en la planificacion, prevencion.
    6.- Trabajo en equipo.
    7.- Entrenamiento.
    8.- Enfoque en el cliente.
    9.- Delegacion y empoderamiento.
    Por favor ayudame lo mas pronto posible

    MIl Gracias
    Un abrazo
    FG
    si es posible me podrias enviar cualquier respuesta a mi mail

  6. Fernando Guerra - Ecuador dijo:

    Estimado Jordi:
    Es para realizar un trabajo que me lo solicitaron en un curso que estoy recibiendo de mi empleo, solo seria 2 o 3 diferencias (si las hay ) entre el ISO 9000 y el modelo de MB, en un cuadro simple.
    ISO 9000 Modelo MB
    * Compromiso y activa
    participacion de la alta gerencia.
    * Involucramiento de toda
    la organizacion.
    * Enfoque sistematico.
    * Filosofia de mejoramiento
    continuo.
    *Enfoque en la planificacion,
    prevencion.
    * Trabajo en equipo.
    * Entrenamiento.
    * Enfoque en el cliente.
    * Delegacion y empoderamiento.

  7. Antonio dijo:

    Hola Jordi,

    Excelente tu artículo. Estoy trabajando en una tesis de implementación de un sistema de calidad a una institución de educación superior, vi que escribiste en otro comentario que tenias información al respecto, podrias compartirla conmigo por favor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s