Teoría del Conocimiento: mapas mentales y realidad

Inspirado por “The MetaKnowledge Advantage” de Rafael Aguayo, New York, 2006

No conocemos ni conoceremos la realidad. Para sobrevivir en ella disponemos de modelos que nos ayudan a interpretarla pragmáticamente: nuestros mapas mentales. Pero los mapas mentales no son la realidad como tampoco los mapas de calles y carreteras lo son. Para ser la realidad estos mapas deberían ser tan grandes como la propia realidad.

Entre mapas y realidad hay divergencias que a medida que descubrimos debemos corregir: eliminar una carretera que no existe, poner una calle que no aparece en el mapa,… Los mapas solo son útiles dentro de determinados límites y nunca son la realidad sino una borrosa representación que nos ayuda a entenderla.

Cada persona tiene su propio mapa mental, no hay dos de iguales ya que contienen todo el conocimiento, experiencia, creencias e ideas preconcebidas de cada uno. La información que contienen está limitada por el contexto y por nuestras percepciones sensoriales.

Los mapas mentales tienen agujeros respecto a la realidad, las percepciones visuales, por ejemplo, están limitadas por las frecuencias que nuestra vista es capaz de “ver”, y la sensibilidad diferente de cada persona. Nuestro oído, también limitado, no percibe sonidos que los perros sí perciben, los murciélagos no ven pero su sistema de radar les configura un mapa físico de su entorno. Los 5 sentidos son a su vez una limitación a otras potenciales percepciones que nos son extrañas, algunas de ellas sabemos que existen gracias a aparatos útiles para ello: espectros de frecuencias, campos magnéticos,

Para nuestra supervivencia, han bastado estos mapas.

Actualizar el conocimiento no es sino nuestra capacidad de modificar y adaptar estos mapas, colocando nuevas carreteras que pensábamos que no existían, como cuando el microscopio nos permitió “ver” la existencia de otro mundo que se escapaba a nuestra percepción.

Pero también hace falta saber borrar aquellas carreteras y atajos que nos parecieron ciertos porque formaban parte de nuestras creencias pero que nuevos descubrimientos, nos indican que es un error. Esto es especialmente difícil y más costoso que añadir nuevos conocimientos.

La gran dificultad para mejorar nuestro propio mapa está en nuestra dificultad para comprender la relación causa-efecto cuando la complejidad hace que entre ambos hechos, se producen “realidades” que escapan a nuestra percepción y que se produzcan en otro lugar y en otro momento. Aún más, la concatenación de múltiples causas-efectos puede producir que consideremos efecto al que se producen de forma obvia e inmediata, omitiendo colocar en nuestro mapa mental los efectos y consecuencias que se producirán más tarde.

Cuando esto ocurre estamos dibujando una falsa creencia en nuestro particular mapa mental.

Nuestra intuición es parte de nuestro mapa mental y suele ser muy útil, pero también es un gran problema cuando nos conduce a falsas conclusiones, como cuando está basada en experiencias incompletas o cuando la aplicamos en circunstancias diferentes a aquellas en las que la intuición se fundamentó.

Cuando nuestro particular mapa mental consigue borrar una falsa creencia, nos resultará muy difícil hacer llegar a los mapas mentales ajenos este hecho ¿Cómo podemos ayudar a los demás a borrar falsas creencias que su experiencia “personal”, les hace creer que son ciertas?

Esta es la dificultad que tiene explicar la filosofía sobre Management de W. Edwards Deming, ideas contra-intuitivas, que él sabía que no se podían explicar fácilmente, solo se puede ayudar en el camino. Requieren una interiorización del conocimiento porque los mapas mentales no se borran, requieren un ejercicio de profunda y continua reflexión. Es indispensable una predisposición del alumno a la reflexión continua, a la duda, al aprendizaje, a la investigación,…

Cuando el profesional plantea una propuesta innovadora y ves que el directivo empieza a bostezar, o mira el reloj,….entiendes que para él no es todavía el momento. Sus limitaciones superan su habilidad de dudar de su mapa mental, así la crisis ha llegado,…y si no adaptamos los mapas mentales los mismos errores se sucederán y empeoraremos la realidad misma.

About these ads

Acerca de Jordi Cabré

Jordi Cabré, cofundador de Deming Collaboration, profesional experimentado en Dirección, Calidad y Mejora. Consultor y autor. Ex-director de calidad de IBM, Lucal Automotive y Agbar. Libros y ebooks publicados: http://www.amazon.com/Jordi-Cabré/e/B00859CVKU http://www.sigeiconsulting.com/ http://demingcollaboration.com/
Esta entrada fue publicada en Conocimiento, Management y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Teoría del Conocimiento: mapas mentales y realidad

  1. Pingback: Tweets that mention Teoría del Conocimiento: mapas mentales y realidad | El Management según Deming, por Jordi Cabré -- Topsy.com

  2. Cipriano dijo:

    Saludos, estoy de acuerdo con ústed, los mapas mentales no se pueden borrar pero si se pueden sustituir por otros y/o transformarlos, el problema esta es cuando quieres ayudar a otros a anpliar su campo de acción y estos no entienden estas orientaciones, hasta luego.

  3. ELIAS BAJER dijo:

    Salud, JORDI
    (escribo sin acentos) Creo puede resultarnos de interes intelectual, cultural y economico el poder conversar.
    Dirijo los Seminarios BUSINESS & SWING (ver web) y todas mis conferencias y presentaciones académicas, se basan en la relacion de la musica y los musicos que realmente es mi especialidad. Dirijo una banda de jazz y soy musico y algunos de tus fundamentos y escritos los respaldo con experiencias practicas donde me encuentre y con el publico que se me presente adelante.
    si me pasas tu mail y telefono, me estoy comunicando.

    Saludos desde Argentina
    Elias Bajer
    Seminarios BUSINESS & SWING
    ebajer@businessandswing.com
    +54 11 4672 0166 (mi bunker musical)

  4. Como siempre un excelente post que mueve a la reflexión. Para aprender antes hay que desaprender y , tal como bien dices, muchos directivos no están preparados para desaprender. Modificar los modelos mentales exige humildad e inteligencia.
    Saludos cordiales.
    José María

    • Jordi Cabré dijo:

      Josep Maria,
      Gracias por tu comentario. Como tu y yo sabemos, la brújula no tiene la culpa de las malas decisiones si nos empeñamos en utilizar el mapa equivocado.
      Un abrazo,
      Jordi

  5. ¡Ah, mapas mentales, paradigmas, percepciones!, bien mi estimado Jordi por el tema pues es apasionante. Si algo puede impactar el funcionar de una organización, para bien o para mal, son los modelos mentales. Senge hizo bien al incluirlos dentro de las cinco disciplinas.

    Saludos cordiales, mi buen.

    • Jordi Cabré dijo:

      Gracias Jesús,

      Peter Senge es para mi un gran referente. Sus 11 patrones de comportamiento de las organizaciones son fascinantes y encajan con la “realidad” que experimentamos cada día.
      Un abrazo,
      Jordi

  6. koldomann dijo:

    Excelente artículo aclarando el concepto de los llamados mapas mentales.
    Como aplicación de los mismos sugiero la lectura de dos de mis posts en el blog: luismiguelmanene.wordpress.com.
    Uno trata de “La gestión del conocimiento en consultorías” y el otro presenta el Cuadro de Mando Integral ( CMI ), con algunos ejemplos de mapas mentales aplicados a organizaciones empresariales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s